Rayo de luz entre rocas y mar, hombre ermitaño

$1.000,00

Categoría:

Descripción

Rayo de luz entre rocas y mar

Hombre ermitaño.

Año de realización 2022

Autor: Eva Anangonó

 

Serio y muy callado el hombre, el cual parece cangrejo colorado con luces de dorado, puede ser el ermitaño.

Para opacar su luz anda en busca de una concha vacía, en busca de encontrar la paz con un mundo detrás que va a la deriva, se sienta entre rocas a pensar dando las espaldas a la ciudad, callado y pensativo oculta la luz sus latidos en aquellas memorias que cosen su coraza.

Memorias perdidas, donde todo se desvanece, donde los recuerdos mas malos y os menos buenos desaparecen en el más grande olvido.

Florece en su comienzo sosteniendo la inclemencia del tiempo sin saber de su existencia y queriendo ocultar su presencia donde se queda atrapado en los recuerdos más bellos de su existir.

Memorias de sonrisas desfragmentadas en pequeñas partes sabiendo que la realidad es tan solo un sueño, viviendo do olvido y muriendo por el mismo, y tal vez no despierte de este.

Soñando con frecuencia en los lugares donde el dolor no existe, las penas son menos y no duelen los recuerdos, un lugar donde la luz florece cada mañana y de las lagrimas logra transformar un mar, donde posee la descripción mas noble de su inocencia, brillando después de que se ha visto todo.

Este mi lugar de ensueño, encierro de luz, universo amplio y personal, el cual alegra mis días cuando se que pasere a más allá de la luz dejando mis secretos en el equilibrio de la existencia representándonos como seres duales, mencionando, lo bueno y lo malo, el presente o el pasado, la luz y la oscuridad sabiendo que cualquiera que sea el ejemplo en verdad no existe lo uno ni lo otro, y se que me estoy equivocando pero elijo creer que de todos los animales de la creación el hombre es el único animal que come sin tener hambre y habla sin tener nada que decir en este momento creo que el soñar despierto quizá no es mas que el diario trajinar y el vivir ensimismó.

Escribo memorias sin tener destinatario, esquelas de una ilusión utópica de miles de sueños, pinto versos que quizá no muchos lo entiendan, pero siempre escribo en cada pincelada los versos que son creados de ideas y sueños, delirios y frustraciones, caricias y manos muertas.

Dibujo el amor que conozco y se a perdido y lo mantengo para que salga a flote y reconozca que salir de las sombras también es luz, al devolver una sonrisa una traición y aun mas si eres capas de dar tu mano al que algún día te señalo eras capas de saber que no todo es blanco sino gris y en la oscuridad quizá hay mas luz que en la vida del astro sol.

Pinto la belleza de mi caparazón en estrofas vagas de la belleza que se siente en el exterior en la escena misma de la profundidad del corazón.

Dibujo poemas sin destinatario y pinto palabras siendo ermitaño.

Eva Alexandra Anangonó A.

Artista Visual y gestora Cultural.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Rayo de luz entre rocas y mar, hombre ermitaño”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *